1/28/2017

Blondie: On going blonde

 photo andrea4_zpsosez262y.jpg


*esto no es un tutorial* - I'll post the english version of this post soon enough :)


Siendo la inconstante “blogger” que soy, tenía mucho tiempo sin postear contenido por acá - me es más cómodo y rápido subir fotos a instagram y creo que ese es el dilema de muchas blogueras actualmente - anyway, me estoy desviando del tema. En Noviembre del año pasado tomé una decisión con la que venía coqueteando desde hace muchísimo tiempo, pero con la que no me terminaba de animar: me teñí de rubia.


Para muchas chicas estos cambios son menos impactantes quizás, pero en mi caso, si bien siempre estoy abierta a cambiar mi pelo con distintos cortes o algunos colores, teñirme de rubia era un big deal. Los que me siguen por acá o por cualquier otra red, deben estar acostumbrados a mi color de pelo natural: un castaño bien bien oscuro, y más allá de lo que implica cambiar tu aspecto tan radicalmente, esto significaba que para volverme rubia tenía que someter a mi pelo a un maltrato super significativo, porque no quería ser cualquier tono de rubia, quería platinarme.


Entonces, como varias me han preguntado, les voy a contar sobre mi experiencia en este proceso, cómo logré llegar al color que tengo ahora, cómo estoy cuidando mi pelo, etc etc.


Primero que nada, les diría el típico WARNING: do not try this at home. Cosa que yo no cumplí, porque me decoloré el pelo sola. ¿Por qué? Si bien respeto muchísimo a todos los peluqueros y coloristas, y entiendo que su trabajo tiene el valor que cobran, por el pelo tan oscuro que tengo naturalmente, todas las peluquerías me estaban presupuestando alrededor de los 200.000 pesos chilenos mínimo para poder lograr el color que quería (unos USD 300 aprox.) que...si me hubiesen sobrado tal vez los habría invertido en eso, tal vez no. No quería pagar tanta plata porque no soy millonaria - yet -.


Les voy a describir todo lo que hice, haciendo la salvedad de que realmente no recomiendo que hagan ciertas cosas en casa, especialmente lo que hice mal (y ojalá dejándoles claros los errores que cometí para que no los cometan ustedes).


Al momento de decidir que haría el proceso por mi cuenta empecé a investigar mucho y a preguntarle a gente cuál era la mejor opción para hacerlo. Finalmente, fui a Casa Pichara (una tienda donde venden implementos y productos para peluquería en Chile) y compré todo lo que iba a necesitar.


Aparte de un decolorante (anti-pigmentos naranja), compré el revelador (usé uno de 40 volúmenes y otro de 30), papel de aluminio de peluquería y un link bonder, que es un producto que utilizas para evitar que el pelo se dañe tanto en la decoloración (ahorita está muy de moda el olaplex, yo usé uno similar llamado LinkedIn Link-D y sé que L'Oréal acaba de sacar su versión también). Aparte de esto, me dieron un tonalizador, que es lo que hace que finalmente el pelo te quede casi blanco.


Aquí tengo que aclarar varias cosas: por una parte, antes de decidir decolorarme pasé varios meses en cuidado intensivo de mi pelo, que consistía básicamente en aplicarme mucho aceite de coco el día que me tocaba lavarme el cabello, dejarlo ahí una media hora - o más - y usar un buen shampoo/acondicionador. Mi pelo es bastante grueso y abundante y creo que estas dos cosas combinadas fueron lo que evitaron que me quedara calva.


En mis procesos de investigación encontré opiniones encontradas: hay quienes dicen que usar decolorante con revelador de 40 volúmenes es una locura y que una persona no profesional NO debería usarlos porque se puede derretir el pelo; otros me dijeron que era preferible usar este tipo de revelador, ya que lo que hace es que el pelo se decolore más rápido y que necesites hacer menos decoloraciones para lograr remover totalmente el pigmento del pelo. Es decir, menos decoloraciones = menos daño. Me pareció un punto válido, así que eso fue lo que decidí hacer. Pero nuevamente, aclarando que mi tipo de pelo es grueso y “resistente”. Si alguien con pelo delgado llegase a usar este revelador probablemente sí se quedaría calva.


El link bonder es una parte fundamental para no derretirse el pelo. No es que ahora me crea peluquera, pero para resumir el proceso de decoloración, lo que estás haciendo es sacarle todo el pigmento al pelo, esto implica abrir la cutícula, resecarlo y dejarlo muy finito, lo cual suele llevar a una textura elástica cuando está mojado y, además, a que se rompa con mucha facilidad - y a esto último es a lo que se refieren cuando te dicen que te puedes “derretir” el pelo. Cada uno viene con sus respectivas instrucciones de uso (que no son complicadas) y, si se respetan bien, funcionan.

 photo andrea1_zpsngji5urc.jpg

NYE


Como tengo tanto pelo y tan poca paciencia, la primera decoloración que me hice fue medio desastrosa. Cuando uno está pensando en cómo hacer la decoloración, en tu cabeza es todo fácil y rápido: guantes, brochita, aluminio, esperar. Lo que no pensé muy bien es que de verdad tengo una cantidad enfermiza de cabello, así que en un momento me empecé a desesperar y ya no aplicaba bien el producto (además que es difícil visualizar bien todos los ángulos de tu cabeza).


Cuando el decolorante no se aplica de forma uniforme, quedas con manchones en el pelo, que en caso de hacerte un balayage no es tan grave porque se puede disimular, pero si quieres platinarte o tener un rubio claro, es vital que la decoloración esté igual en todo el pelo o te va a quedar una especie de leopardo raro en la cabeza.


Al darme cuenta de que la había cagado, decidí hacerme otra decoloración - al instante- tratando de mantener la uniformidad y arreglar los pedazos que habían quedado raros. Para no aburrirlos, les resumo que, después de múltiples decoloraciones, eventualmente logré tener un pelo onda quinto elemento/simpson y en ese stage se me acabaron los productos, así que tuve que ir a comprar más - no sin antes tomar la fantástica decisión de tratar de tonalizarme y dejarme el pelo de un color lila-rosado - en este punto era como la calaverita que salía en animaniacs de “buena idea”/ “mala idea”, pero teniendo puras malas ideas jajaja.


Gracias al link bonder logré que el pelo mantuviese una textura bastante decente y suave.


Lo del pelo rosa-morado me lleva a mi siguiente punto: he visto varios videos de chicas que se hacen tonalizadores caseros con un tinte violeta y alguna mascarilla de tratamiento. En mi experiencia, esto no funciona tan bien como lo pintan. Según la rueda de colores, el morado al ser opuesto al amarillo, ayuda a eliminar los pigmentos de este color del pelo, es decir, transformar el amarillo “pollo” en tonos más cenizos. La cuestión es que esto funciona cuando ya tienes el pelo muy clarito. Cuando lo tienes en estado simpson NO. Más que hacer estos tonalizadores caseros, recomendaría comprar un tonalizador sin amoníaco (en tonos del 10 hacia arriba, pero esto depende de la marca) y usarlo mezclado con crema de tratamiento o acondicionador, nunca con revelador - se los digo porque lo intenté con revelador y no me sirvió. Este paso es el final y tienen que hacerlo cuando ya tienen el pelo lo más claro posible, o no va a tomar.


Eventualmente, después de muchas decoloraciones (que NO se deben hacer seguidas, y se los digo porque lo hice y sé que no fue buena idea) logré dejar mi pelo en un tono amarillo “humano”, pero que igual no me gustaba y como no me estaba funcionando lo del tonalizador (lo que les expliqué arriba lo aprendí después de haberla cagado mucho), decidí comprarme un tinte de estos de farmacia en el rubio más claro que conseguí.


Admito que cuando lo apliqué cometí el error de olvidar incorporar el link bonder, pero ESE TINTE fue el que me dañó más el pelo. Más que las decoloraciones, aunque no lo crean. Esos tintes son el diablo, por más que traigan mil cremitas y aceites y no sé qué. Son buenos para pintar canas o para colores intensos, pero con pelo decolorado no lo recomiendo para nada. Después de esa coloración se me quemaron muchísimo las puntas y decidí cortarme el pelo.


Una semana y tanto después, asumí mi derrota y fui a la peluquería para que me hicieran un corte más decente. También me apliqué un “shot” de olaplex para devolverle un poco de peso al cabello y ahí quedó como en la foto que ven abajo.

 photo andrea2_zps0dwttb3g.jpg


Lo podía hacer ver decente, pero estaba muy muy maltratado y la onda natural del pelo se deformó y no era ni ondulado ni liso, tampoco podía aplicarle mucho calor de secador o plancha, así que estaba en una encrucijada capilar medio molesta.


Como siempre que uno se hace algo raro en el pelo, eventualmente “aprendí” cómo peinarme para que se viese de una forma que me gustara y, luego de un tiempo, y tras un retoque fallido de raíces (de nuevo, no me dio la paciencia y me quedó el pelo de todos los colores), fui a la peluquería para adecentarlo un poco.


Más arriba les mencioné que me parece genial que los profesionales -de cualquier tipo- cobren lo que corresponde por su trabajo, pero también hay que saber que hay gente carera y punto. Desde hace tiempo que me corto el pelo en la misma peluquería acá en Chile (Pelu Condell, en Barrio Italia), pero el chico con el que me atendía siempre se fue y quedé con esa desconfianza de entregarle tu pelo a alguien nuevo *drama*. Decidí darles la oportunidad porque tienen buenos precios y sé que hacen buenos trabajos, y así encontré a mi peluquero actual (Ignacio), que logró finalmente que pudiese tener el color que tanto quería *dreamy eyes*. ¡Aguante, Ignacio!
 photo andrea3_zpsss0ssp6n.jpg
Me hizo una última decoloración usando olaplex, con más foco en la raíz, pero extendiéndola al resto del pelo, y me preparo el tonalizador para que el pelo quedara casi blanco.


De todo mi aprendizaje (empírico y lo que después aprendí en la peluquería) saco estas conclusiones - o cosas que habría hecho diferentes - que es lo que (después de tanta verborrea) realmente les puede servir si quieren tener pelo platinado:


  • Ante el primer fracaso, debí haber ido a la peluquería en vez de usar el tinte de farmacia, pero soy muy terca. Esto me habría ahorrado maltrato al pelo y dinero de tratamientos capilares.

  • SIEMPRE usar un link bonder. Es un costo añadido, pero la verdad protege mucho el pelo del daño de la decoloración.
  • Los decolorantes Pravana (que no son los que usé en casa, sino los que usaron en la pelu) son MUCHO más efectivos y rápidos. Creo que usando este, con unas dos, máximo 3 decoloraciones + tonalizador podría haber tenido mi pelo blanco sin tanto “trauma”.
  • Agarrándome del punto anterior - con mucho respeto y sin creerme peluquera: si un profesional es bueno, por más oscuro que tengan el pelo, si lo tienen “virgen” no necesitan hacerse “hasta 5 decoloraciones” como te dicen en algunas peluquerías, para llegar al pelo clarito.
  • El cuidado de este tipo de pelo es UNA PAJA - o sea, muy molesto: terminé gastando mucho dinero en productos para cuidar el pelo, que si hubiese tenido más cuidado me habría podido ahorrar, pero no sé si tanto porque igual es delicado. Siempre que me lavo el pelo - que recomiendan no sea más de una vez a la semana, o en su defecto, lo más espaciado posible - me aplico un tratamiento en el pelo, el cual me dejo mínimo 20 minutos. A veces uso el acondicionador (20 minutos) Y el tratamiento (20 minutos más), entonces, si bien no te lavas el pelo TAN seguido (por la misma resequedad se ensucia mucho menos), cada vez que te lo lavas tienes que invertir por lo menos una hora en el proceso. Uno se acostumbra, pero igual Zzz.
  • Shampoo morado: es vital para evitar que el pelo agarre de nuevo ese pigmento amarillo feo que le da el sol, los minerales del agua, etc. Como el pelo está muy poroso y este shampoo reseca bastante, recomiendan usarlo máximo una vez por semana. En una tienda una señora me dijo que tienen un acondicionador que sirve para esto mismo, no lo he probado, pero me atrevo a decir que esto debe ser mejor opción, porque en serio el shampoo reseca bastante. Cuando se me acabe el shampoo, quiero probar esta otra opción. Yo uso esta marca y me gusta. En general, si estos shampoos se dejan mucho rato el pelo se pone lila/grisáceo, así que hay que tener ojo con eso.
  • Tratamientos: Estuve usando este set de NaturalTech by Davines (shampoo, acondicionador y tratamiento) y son fantásticos y 100% naturales, pero muy caros. Ahora estoy usando los productos Organix de aceite de argán, que son buenísimos y más accesibles. Tengan en cuenta que el platinado implica bastante gasto en productos de cuidado, que al menos yo no hacía antes.
  • Aceite de coco y de argán ayudan mucho, además hay que evitar a toda costa secador y especialmente plancha de pelo (T_T). Cuando dejo de usarlos noto el pelo mucho menos seco, de verdad. En caso de usarlos, comprar algún protector de calor que mitigue un poco el daño. Yo uso este, pero en general siento que todos los protectores dejan el pelo un poco tieso.
  • Protégete del sol: aunque suene tonto, no es sólo porque te daña más el pelo, sino que teniendo el pelo claro siento que la radiación solar me afecta más que cuando tenía pelo oscuro. A veces hasta he llegado a sentir un poco de “insolación” en el cuero cabelludo, así que es bueno evitar exposición directa y prolongada al sol fuerte.
  • Trata tu pelo con amor: hay que desenredarlo suave para evitar que se parta o se caiga, no amarrarlo con ligas o materiales que lo puedan quebrar, porque está más débil que un pelo común, etc.
  • Disfruta: a veces lo odio, las raíces salen rápido, hay que cuidarlo mucho, retocar, blablabla pero de verdad ahora me siento rarísima cuando veo fotos con mi pelo oscuro, como que no soy yo, no sé cómo explicarlo jajaja. Me siento muy cool con mi pelo blanco, aunque la gente a veces te vea raro en la calle o los niñitos le pregunten a sus mamás “por qué esa niña tiene pelo blanco”, así que, si después de leer esto no estás traumatizada, anímate :)

Para más actualizaciones, sígueme en instagram: @andrea_urdaneta

xo

0 comments:

Post a Comment