8/22/2016

Lady Stuff


El día sábado alcancé un nuevo milestone de adultez y feminidad: fui a hacerme una limpieza facial.

En mi adolescencia, tuve la suerte de nunca sufrir de un acné FUERTE (nada que el sánalo no pudiese arreglar) y en mis años mozos me bastaba con lavarme la cara con jabón dove y quizáaas aplicar algún tónico de vez en cuando.

A medida que los años van golpeándome y dado que vivo en una ciudad tan contaminada/seca/donde el sol es tan fuerte, poco a poco he tenido que empezar a cuidarme más la piel.

Cuando recién llegué a vivir a Santiago tuve varios brotes de pepitas y espinillas medio fastidiosos, lo cual me llevó a cambiar los productos que usaba y hacer inversión en otros más especializados.

No voy a hacer tutorial ni nada, pero sí les voy a mencionar las cosas que uso, como no son tantas, quizás le puede servir a aquellas que, como yo, les da un poquito de flojera utilizar tantos productos diferentes.

Mi piel es bastante normal tirando a mixta, pero sensible en el sentido de que me marco con mucha facilidad y muchas cosas me dan alergia, así que lo que busco es que todo sea hipoalergénico (obvio), no muy abrasivo y lo más delicado posible.

Para desmaquillarme utilizo cualquier toallita desmaquillante (generalmente compro las nivea, pero honestamente no le presto mucha atención a la marca y trato de aprovechar cuando las tienen en promo en las farmacias). Últimamente me he estado desmaquillando con aceite de coco. No soy de maquillarme tanto, así que con un algodón con aceite me sirve para limpiar la piel. Al principio me daba miedo hacer esto porque sentía que echarme aceite en la cara me iba a sacar granitos, de hecho, las cremas muy espesas me hacen pésimo, pero el aceite de coco es milagroso y ayuda a sacar mejor la suciedad de la piel, lo importante es después retirarlo bien con algún jabón para la cara que corte esa oleosidad.

Jabones tengo dos: asepxia para el control de las pepitas, especialmente en la mañana y en la noche (o para retirar el aceite de coco), y el eucerin dermoPurifyer que es bien suavecito. Me queda un poco de un gel exfoliante de eucerin de la misma línea, que es bueno pero no para usar todos los días, pero el asepxia que tengo ahora ya trae bolitas exfoliantes. Cuando no tengo ningún producto que me sirva para exfoliar, utilizo harina pan - sí, así mismo. Es más suave que la sal y el azúcar, así que no lastima la piel -. Además, tengo este cosito (#beautyBloggerSlang) para limpiar la cara que es maravilloso.




Hidratantes: En Argentina utilizaba el gel hidratante de dermaglós y fue lo mejor que me pasó en la vida, pero extrañamente en Chile es bien complicado conseguir GEL hidratante. Se suelen conseguir es serum o cremas. Los serum, aunque son buenísimos, son muy caros, y las cremas con mucho cuerpo me dejan la cara como un pastel, así que entre varias pruebas, encontré una crema de eucerin (dermoPurifyer) que es muy ligera y tiene efecto matificante (además de FPS). Junto al jabón, es parte de la línea verde que tienen para control de acné, no son tan caros y suelen estar en promoción con frecuencia.

Varios de estos no se consiguen acá y :(


Aparte, tengo un agua termal (ahora avene, pero la vichy también es genial) que aplico cuando tengo la cara sensible o después de maquillarme para fijar los productos (es maravillosa porque sirve también para el pelo, piel irritada/enrojecida, aliviar después de afeitarse o depilarse, etc).

El maquillaje traté de cambiarlo (al menos en las cosas que abarcan más superficie, como el polvo y la base) por productos Clinique, pero como son caritos, trato de balancear utilizando sombras y correctores más baratos - rimel casi nunca me pongo porque siempre me rasco los ojos y es un desastre -.

Dicho todo esto, pueden ver que me cuido la piel, pero quizás no tanto como debería, así que quise hacerme una limpieza para complementar los cuidados de casa.

Zapatitos Rojos es un wellness boutique que ofrece varios tratamientos faciales y corporales. Llegué a ellos por una publicación de instagram y quise ir a probar qué tal.

Es un lindo lugar que cuida la experiencia que le da a sus clientes. Llegué y me pidieron que me sacara las zapatillas y me pasaron unos calcetines super gordos (bien, porque hacía frío), el ambiente muy calmado y tranquilo.

Entré a la sala, donde la esteticista me limpió con un jabón y procedió a colocarme una solución que permite que los poros se abran y los granitos se desprendan un poco de la piel. Después de esto, aplicó vapor y luego de limpiar nuevamente, empezó a sacar porquerías de mi carita.

El proceso en ese punto molesta un poquito, no sé si decir que llega a un extremo de DOLER, pero sí se siente cierta presión, especialmente en las zonas delicadas como la punta de la nariz. Esta parte fue la más extensa, lo cual me gustó porque la idea es extraer la mayor cantidad de impurezas posible. Posteriormente, me pusieron una mascarilla de velo de colágeno y me dejaron descansando bastante rato antes de enjuagar, hidratar y dar algunos masajitos leves en el rostro.

Todo el proceso duró unos 90 minutos (lo resumí bastante), que no sólo fueron para cuidar mi piel, sino que sirvieron para desconectarme de todo.

Un dato curioso es que el soundtrack en el lugar eran canciones de Disney tocadas solo en piano. Es muy bizarro cómo mi cerebro almacena todavía esa información, nivel acordarme de las letras de las canciones y cantarlas en mi mente, pero esto es algo nada que ver, sólo me pareció gracioso.

La experiencia en general fue buena y me gustaría repetirla, quizás explorando otro tipo de tratamientos. Honestamente, me daba mucho miedo cómo podía quedar mi cara porque soy muy paranoica, pero más allá del enrojecimiento normal, salí sintiéndome radiante (incluso a pesar de la bronquitis que tengo desde hace ya como dos semanas), así que es algo que le recomiendo a aquellas que se animen y tengan la posibilidad de hacerlo. Eso sí, teniendo mucho ojo de los lugares a donde van para evitar malos ratos.  

Espero que les haya servido la info de los productos, si saben de alguno más o tienen alguna duda, pueden dejarlos en los comentarios.

Otro post sin fotos mías, lo siento! Pueden ver más en mi instagram siempre @andrea_urdaneta y snapchat: andyurdaneta.

8/05/2016

Del día que aprendí a hacer pancitos con La Panadera


No sé si me considero una persona con o sin suerte, pero la semana pasada me gané una clase de panadería a través de un concurso de instagram de Miele Chile. Y sí, ahora viene el clásico “yo nunca me había ganado nada”, creo, no recuerdo bien, y si no recuerdo, es porque seguramente no.

Hace ya un tiempo encontré una panadería cerca de mi casa que se llama La Panadera, y me gustó mucho por sus propuestas de panes diferentes (pueden leer más en este artículo que escribí acá). Sabía que la dueña estaba dando cursos de panadería y siempre me llamó la atención hacer alguno, pero entre una y otra cosa, jamás lo había hecho, así que ganar esta clase me cayó como anillo al dedo.

El sábado pasado fui a la tienda de Miele Chile, en Av. Nva. Costanera, donde tienen un espacio destinado a la realización de varios cursos que están dictando allí (todos relacionados con cocina). Si no conocen la compañía, es Alemana y se dedican a vender electrodomésticos, entre ellos cafeteras y unos hornos muy top - perfectos para cocinar pan, duh -.

De verdad fue una súper buena experiencia, desde el momento que entré al local. Todo muy shiny y fancy. Después de que fue llegando más gente, esperamos unos minutos y bajamos al salón donde se iba a dar la clase. Tenían varias mesas con sus respectivas sillas, y en cada puesto ya estaban los primeros ingredientes que necesitaríamos medidos en platitos, una carpeta con todas las recetas paso a paso impresas, delantal, galletitas yyyy después llegaron chicos a preguntarnos si queríamos algo para tomar.

En el salón también estaba Fran Leyton, la dueña de La Panadera. No voy a decir que tuve un momento fan girl, pero fue muy cool poder conocer a la cara detrás de esos panes que llevo comiendo desde hace tiempo y que encima, sabía que me iba a enseñar a prepararlos. Score.


Nos contó un poco sobre ella y sobre su negocio y nos indicó que ese día íbamos a aprender 3 recetas diferentes (y que después nos llevábamos todo lo que preparásemos a la casa. Pan saliendo hasta de mis oídos. Felicidad).

6/20/2016

Sneakers NOT dead


Turtleneck & Pants: H&M / Coat: Forever 21 / Sunnies: Aldo / Sneakers: Adidas Originals #NMD

*English text below.

Los que me conocen saben que Man Repeller es algo así como mi biblia. Hace un tiempo publicaron un artículo declarando que para ellas las zapatillas habían muerto y que era hora de retomar otro tipo de calzado.


Una de las cosas que me encantan de la moda es la posibilidad de cambiar de opinión y abrirse a nuevas tendencias que nunca te habrías imaginado utilizando. Por ejemplo, cuando recién empezaron a utilizarse los pitillos en Caracas - circa 2004-2005, si mal no recuerdo - los detestaba, decía que jamás iba a dejar mis pantalones acampanados por nada del mundo. Unos meses después, desterré los oxfords de mi clóset y me entregué totalmente a los skinny jeans.  Ahora que han vuelto a utilizarse las botas anchas, no sé si me veo en ellas. Y seguro en unos meses más me verán con algún pantalón así. And so on...





Me ha pasado mucho con todo, al igual que me ha pasado que ha habido “modas” que nunca me han gustado, o que siento que no van conmigo, así que no las he usado. Creo que son procesos cíclicos y que van de la mano con lo auténticos que puedan sentirse o lo “fieles a su estilo” que puedan llegar a ser. Qué tanto podemos seguir siendo nosotros a pesar de estos cambios que se van dando, y cómo esta evolución acompaña nuestro crecimiento en otros ámbitos de nuestras vidas (más que ponerme filosófica, estoy pensando en esas fotos que teníamos en el myspace).

6/13/2016

South Side







Tops & Cardi: H&M / Pants & Coat: Forever 21/ Shoes: Americanino/ Choker: La Bicharraka

Where to begin… I don’t even know what I should be writing here. Maybe I should start by explaining why I’m posting in english again after so long - greetings from Chile! - or not. It all seems very silly given the slight possibility that freaking Leandra Medine or someone from the Manrepeller team *might* eventually read this.


It reminds me of the time I ran into Win - Arcade´s fire lead singer - at Lollapalooza while listening to Savages. I was barely able to utter a word and I’m pretty sure I freaked him out with my excitement. Anyway, I digress.






While you awesome gals from the north are starting to enjoy a summer-ish spring, in the south side of the world, particularly in Chile, we’re living in a fictional fall with temperatures of 35ºF - yes, excuse me if I feel a little bit cheated, but these are NOT fall temperatures (wears “climate change is real” t-shirt). As we know, fashion weeks and trends in general are based on the seasons of the “top part of the world” - you know, above the Equator - and it’s somewhat weird to live in the half of the world that always has opposite temperatures, wearing coats and scarves while you’re starting to whip out your bikinis...so bare with my layering.


I adore my Alexander Wang X H&M sports bra and I wish I could wear it every single day - it might have a little something to do with the initials spelling AWAWAWA all over me. Maybe -, so I managed to make it wearable in the cold weather by layering it over a black turtleneck (that might as well be my new underwear because I wear it with pretty much everything).

3/14/2016

¡Valpo, po!


Jeans: Zara/Top: Topshop/Campera: Eat me!/Zapas: Puma Fenty x Rihanna


En la misma semana de mi segundo aniversario en Chile, finalmente fui a conocer Valparaíso. Sí, lo sé, una atrocidad no haber ido antes :(

Para los que no saben - y que no deben entender por qué digo que es una atrocidad - Valpo es una ciudad costeña en Chile que queda a un par de horas de Santiago, al lado de Viña del mar. Es un lugar muy turístico y conocido, es decir, que teniendo dos años en Chile, no haber viajado para allá antes es casi tan raro como un caraqueño que nunca haya ido a la Guaira o alguien en Buenos Aires que no conozca Tigre (ponele).


Valpo abajo/ Valpo arriba




vista desde Cerro Alegre




Me escudaré en el “mejor tarde que nunca”, llegan momentos en la vida de uno en los que no es tan fácil sacar tiempo (o disposición) para hacer todas las cosas que a uno le gustaría, ¿no?

En fin, a veces es mejor no planificar tanto y sólo decidir hacer las cosas. Así que el Domingo pasado me fui para Valparaíso.

Desde que entramos en la ciudad y empecé a ver cosas desde el auto, estaba encantada con todo. La arquitectura clásica, los mercados de domingo en la calle, el ambiente relajado porteño...

12/07/2015

Holidays


Franela: H&M/ Falda: Sietecuatrosiete / Sandalias: Zara/ Lentes: Aldo/ Pañuelo: F21


Los feriados son una de mis cosas favoritas en el mundo, más si terminas teniendo 4 días seguidos libres. #win.

Finalmente, entre todas las obligaciones de la vida adulta, pude coincidir con algunas de mis amigas para vernos y pasar la tarde conversando, tomando té y echadas frente a la piscina.

12/05/2015

Vega

*Disclaimer: el título de esta entrada no tiene nada que ver con los memes de Vincent Vega que están circulando por ahí (jaja).


Vestido y Pañuelo: Forever 21/ Zapas: Nike/ Lentes: Aldo

Hoy, finalmente y después de mucho tiempo, me digné a ir a conocer el mercado central de La Vega en Recoleta, Santiago. En este lugar, pueden conseguir frutas, verduras y alimentos en general, mucho más frescos y económicos que en los supermercados. Claramente es más cómodo ir a comprar al lugar que te quede a pocas cuadras de tu casa, pero si tienes el tiempo, creo que es muy recomendable pasarse por estos lugares donde venden productos que vienen directo desde granjeros y agricultores. Como dije, son mucho más frescos y de verdad la diferencia en precio (especialmente relacionada con cantidades) es notable.